Este tipo de ejercicios son de lo más práctico a nivel decorativo. Demuestran de forma excepcional cómo, un mismo espacio, puede convertirse en algo completamente diferente y que inspire emociones y sensaciones que nada tienen que ver entre sí en función del mobiliario y los complementos que utilicemos. Nos ayudan a “afianzar” las reglas y los principios básicos a seguir en casa estilo y a visualizar algunas de las muchísimas opciones que siempre podremos encontrar en el sector de la decoración y el interiorismo. Una de las reinas haciendo y mostrando esto es la norteamericana Emily Henderson, a quien en alguna otra ocasión os he mencionado en este blog. Con frecuencia, en el suyo, muestra transformaciones de este tipo. Esta en concreto me ha parecido muy interesante para compartir.

1 | Estilo femenino y happy chic


Complementos llenos de color sobre una base neutra. Los tejidos naturales y una forma informal de mostrar los elementos caracterizan este estilo fresco, vibrante y juvenil. Ideal para chicas femeninas llenas de vitalidad que miran a la vida con optimismo.

2 | Estilo rústico masculino


Un estilo igualmente atractivo, aunque bastante opuesto al anterior. En este caso se ha optado por una paleta de colores más oscura con tonos que nos recuerdan a la naturaleza (ocres, verdes, negros…) El remate fresco y natural lo pone el jarrón con la rama tan predominante que, sin duda, es uno de los puntos focales más importantes de este conjunto. Se ha creado una atmósfera tan rústica como elegante y actual.

3 | Estilo minimal y playero


Una ambiente playero y mínimal, en el que nada destaca por encima de nada y que transmite paz y relax. Esto se ha conseguido a través de una gama de colores completamente neutra y jugando con las diferentes texturas de los tejidos. La manta de cuadros que pende del cabecero y la madera natural de la mesilla de noche, junto con complementos como el capazo y el gorro de mimbre, nos sitúan directamente al lado del mar.

4 | Estilo étnico


Y, por último, un estilo étnico de aire bohemio. El almohadón alargado nos da la pista por sus motivos y elementos geométricos. Una textura que nos evoca otras culturas lejanas y que también quedan reflejadas a través de la lámpara, el taburete de cuero y la mesilla de noche de mimbre. Puntazo también el cactus. Para este estilo pocas otras especies naturales podrían ser mejor.

¿Qué os parecen las diferentes opciones? ¿Con cuál de ellas os sentís más identificados?

4 Comments

Leave a Comment

Error: Please check your entries!