Siempre hablamos en los blogs de decoración de lo que se lleva y lo que es tendencia, ¿verdad? Y nunca (o muy pocas veces) de lo que no lo es. Pues bien, esta semana he querido empezarla haciendo un repaso de esas ideas o conceptos que, en su momento pegaron con fuerza en el mundo del interiorismo y el hogar, pero que -a día de hoy- han quedado ya algo desfasadillas. Si en vuestra casa se ve alguna de ellas… ¡que no cunda el pánico! Primero porque es posible que a vosotros os guste (en ese caso, poco más hay que hablar. Para gustos los colores y eso será siempre así) y, segundo, porque a día de hoy existen alternativas a las mismas por las que apostar. Allá vamos…

Las cenefas


Muy frecuentes de ver en cocinas de los años 80 (primera imagen). Son esos listelos cerámicos con muy variado tipo de dibujo o estampado y color, que han marcado a más de una generación, y que se colocaban a modo de remate decorativo. A día de hoy, la verdad, es que no las vemos en los diseños de cocinas más bonitos. Existen revestimientos cerámicos y no cerámicos estupendos, que aportan texturas, colores… y otros materiales de tal belleza (como el mármol, por ejemplo, que ahora se lleva tanto) que no hace falta interrumpirlos con ninguna cenefa para que aporten ese toque diferente en las paredes de la cocina, en los paneles anti-salpicaduras, etc. Si en tu cocina tienes cenefa y no quieres hacer obra húmeda para quitarla, siempre puedes decantarte por la pintura para azulejos que comentamos en este otro post, y que te ayudará a disimularla.

El pavés


Esta es otra de esas soluciones que, en la misma década que la anterior, arrasó para conformar todo tipo de soluciones: mamparas de ducha, tabiques divisores o separadores… En la actualidad, en cambio, el sector se está decantando por, directamente, el uso del vidrio templado. Sin más. La luz natural circulará infinitamente mejor a través de este. Si se busca un efecto más industrial o vintage, las ventanas y divisiones en cuadrícula son una gran y estética solución.

El gotelé y estuco veneciano


Lo habréis odio por activa y por pasiva, ¿verdad?… Pues eso, que no se llevan nada de nada. Ni las paredes con el dichoso gotelé, ni con el estuco veneciano. Si se puede, la mejor de las opciones es quitarlo (aunque, la verdad, es que es bastante carillo), porque -además- este tipo de acabados no permite añadir en la pared algunos elementos decó, como vinilos, por ejemplo. Si no podéis retirarlo, pintad de blanco y -al menos- el efecto de los mismos se rebajará. Con lo bonito que resulta entrar en una casa que tenga todas sus paredes lisas, ¿no os parece?…

Todo conjuntado


Otro de esos conceptos que a mi, por lo menos, me pone de lo más nerviosa. La dichosa manía de elegir todos los muebles a juego y de la misma gama para decorar una vivienda. Esto crea un efecto aburridete y monótono, que no desprende mucho interés, cariño, ni atractivo visual. En cambio, apostar por piezas diferentes, singulares, elegidas poco a poco bajo una estrategia decorativa que tengáis en mente, ofrecerá un look a vuestra vivienda infinitamente más personal, único y elegante. Le damos aquí un NO muy grande al encargar el amueblamiento entero de un piso a las típicas tiendas de muebles que te lo engaman todo, todito, todo… y un SÍ gigante a lo ecléctico y lo misceláneo elegido con sentido.

El efecto arcoíris


Y, por último, el tema de las paletas cromátcias. Está muy bien querer aportar vitalidad y atractivo usando el color. Pero como yo siempre digo, ¡cuidado con el exceso! Antes era más frecuente encontrar casas completas en las que cada habitación o estancia se pintaba de un color diferente. Eso, ahora, se lleva menos. Si os gusta crear contrastes y puntos visuales atractivos, mi consejo es que apostéis por los papeles decorativos. Elegid una pared o una estancia de casa, ¡y darle caña con un papel bonito y vibrante! El resultado será mucho más actual.

¿Coincidís conmigo en estos conceptos? ¿Añadiríais alguno más?

9 Comments

  • 12 Junio, 2017 Responder

    MYBOHOSWEETHOME

    Totalmente de acuerdo con todo, la verdad!!!

    • 12 Junio, 2017 Responder

      Bea Atienza

      Jejeje… y si nos ponemos a pensar, sacamos algunas más. 🙂

  • 12 Junio, 2017 Responder

    Sonia

    Muy de acuerdo con todo, aunque a mí lo de mezclar estilos me da un poco de miedo por si meto la pata y junto cosas que no tienen sentido. Y muy fan también de las paredes lisas blancas, con la luz y el juego que dan.

    Un beso,
    Sonia

    • 13 Junio, 2017 Responder

      Bea Atienza

      La verdad es que las paredes blancas son una garantía de éxito, casi siempre. Y en cuanto a la mezcla de estilos, es cierto que hay que saber hacerlo. No vale cualquier cosa. Una de las claves es elegir un par de ellos y mezclar y también unificar a través del color, por ejemplo.
      Gracias por pasarte Sonia,
      Otro beso.

  • 13 Junio, 2017 Responder

    Mireia

    Jajaja… esa misma reflexión acerca de las cenefas me he hecho yo desde siempre. No entiendo ni su función ni su estética. Y por supuesto es lo primero que desapareció de mi cocina de obra en su reforma low cost…

    • 13 Junio, 2017 Responder

      Bea Atienza

      Veo entonces que somos más de uno y de una las que pensamos lo mismo… 😉 Adiós cenefas, adiós.

  • 15 Junio, 2017 Responder

    Littlefew

    Jajaja pues mucho de lo que comentas yo lo tengo en mi casa!!!! Aunque quizás en su versión más light!!! Pavés en el baño, cenefa en La Cocina, todos los muebles iguales y del mismo color comprados en Ikea… Pero bueno ya he aceptado que nunca voy a la moda de lo que se lleva en decoración y que por eso mi casa le resulta tan monótona y aburrida a mucha gente… pero vamos tan encantada que estoy con ella jiji 😉

    Un besazo enorme Bea!!!
    Laura

    • 15 Junio, 2017 Responder

      Bea Atienza

      Jejejeje… Laura, yo diría todo lo contrario exactamente: que tu casa es de todo menos monótona y aburrida. Es puro estilo nórdico. Pero nada de aburrida y monótona. Dudo mucho que alguien, al verla, piense eso. ¡Con el gusto que tú tienes! Y, sinceramente, el pavés en tu baño queda hasta lindo con el estilo con el que lo tienes puesto. Los muebles no están conjuntados, aunque sean blancos, porque no son de las mismas líneas. Y en cuanto a la cenefa, ahora mismo no la recuerdo… pero sí los rinconcitos de la cocina que has puesto muchas vences en el blog. Y, de verdad te digo, que no me puede gustar más.
      En definitiva, que adoro tu casa y no me extraña nada que tú estés encantada con ella.
      Otro besazo guapa!

  • 20 Junio, 2017 Responder

    Littlefew

    Muchas gracias Bea!!! Jajajaja 😉

Leave a Comment

Error: Please check your entries!