¡Menudo chute de buen rollo me ha transmitido esta casa! Además de por lo espectacular que es a nivel estructural, por supuesto, porque me parece super apropiada para la temporada de calorcito que se aproxima. La idea en la que se basa no podía encajar mejor con la primavera: un fondo blanco de lo más impoluto, aderezado con mucho verde en el mobiliario, los complementos y a través de las plantas que poco a poco va escalando para pasar al lima y de ahí, al amarillo limón.

La idea no es nada compleja y el resultado me parece de lo más genial. Es otro de esos ejemplos de cómo, teniendo una idea decorativa clara (por básica que esta nos puede llegar a parecer cuando la imaginamos en un principio) se puede conseguir un resultado realmente bueno, llamativo y -en este caso, además- muy fresco, vibrante… ¡y con un puntito ácido! (pero de ese ácido que gusta, del bueno, ¿eh?) Ese “regustillo” que deja en el paladar sólo se podía haber conseguido con un buen manejo del color, especialmente del tono madre elegido: el verde, que se ha aplicado con sabiduría desde su lado más opaco y puro, hasta convertirlo en el más brillante y luminoso subiendo su cantidad de amarillo. Al fin y al cabo el primero nace del segundo, con lo que el éxito cuando se unen… ¡está asegurado!

Hous tour - la casa verde y lima 02

Hous tour - la casa verde y lima 01

Hous tour - la casa verde y lima 04

Hous tour - la casa verde y lima 05

Hous tour - la casa verde y lima 03

Hous tour - la casa verde y lima 06

Hous tour - la casa verde y lima 12

Hous tour - la casa verde y lima 10

Hous tour - la casa verde y lima 07

Hous tour - la casa verde y lima 08

Hous tour - la casa verde y lima 16

¿Qué opináis? ¿Os parece esta paleta de colores igual de refrescante que a mi? (Vía)

P.D1 Cómo montar una mesa informal y muy refrescante para esta primavera o verano.
P.D2 Un poquito más sobre la teoría del color.

Leave a Comment

Error: Please check your entries!