Ahora que la mayoría de nosotros (por no decir todos, en caso de que alguno esté en estos momentos de vacaciones) hemos arrancado el nuevo curso, ¿os habéis planteado nuevos métodos de organización de documentos y papeles en casa? Seguro que muchos sí, porque el mes de septiembre no puede ser más adecuado para ello. La vuelta al cole es inevitable y si, al menos, nos pilla con todo en orden, la llevaremos mucho mejor. Por eso, este post, lo quiero dedicar a dar algunos consejos o trucos para que nuestras zonas de trabajo, escritorios o estudios en casa estén bien organizados, además de bonitos.

1 | Cada cosa en su sitio

Elegid una zona del estudio, una librería, un armario o un rincón de casa para almacenar documentos, facturas y todos aquellos papeles del día a día que sea necesario guardar y con los que trabajéis a menudo. Os aconsejo que no desperdiguéis el almacenamiento de todo esto por diferentes zonas. Así evitaréis perderlos y sabréis, siempre, dónde encontrar cada cosa con rapidez.

2 | Etiqueta y clasifica

Agrupad por temáticas, categorías y/o importancia. Los documentos bien clasificados os simplificarán mucho la vida. Además, lo que nunca falla es identificar cada carpeta, archivador o cajón. ¿Cómo? Pues con etiquetas adhesivas que nos ayudarán a saber qué tipo de documentos, papeleos o documentos contiene cada contenedor. Si, por ejemplo, dedicáis una librería entera para clasificar vuestros papeles, os recomiendo que en la zona más alta pongáis todo aquello que utilizáis con menos frecuencia (álbumes, libros antiguos, cajas…). A media altura colocad lo que necesitéis usar con más frecuencia y aquello en lo que estéis trabajando o archivando en ese momento (folios, facturas por archivar, libretas con ideas o redacciones…). Por último, la zona más baja (sobre todo si disponéis ahí de cajones o huecos con puertas), dejadla para almacenar aquellos papeles más privados e importantes, que queráis que queden menos a la vista (contratos, etc.)

3 | Almacenaje decorativo

Cuando clasifiquéis y ordenéis siguiendo las pautas de arriba, recordad siempre que en el mercado hay un montón de opciones de papelería y almacenaje súper bonito y estético. Carpetas de colores, archivadores con diferentes estampados, bandejas y complementos para clasificar y organizar de maderas o materiales elegantes… Si queréis ser rápidos e ir a lo más práctico, optad por soluciones sencillas de archivo (como las de cartón) y ponedlas todas iguales (por ejemplo, en color blanco). Así crearéis una imagen homogénea y equilibrada que hará toda esa zona de almacenaje mucho más estética.

¡Por cierto! Y par los más creativos y manitas, la Red está plagada de proyectos DIY como este y este, en los que se enseña a hacer portapapeles, bandejas o clasificadores ideales para nuestro escritorio o zona de trabajo.

4 | Lo urgente e importante, a la vista

Optad, también, por combinar todo lo dicho anteriormente con un corcho o panel en el que podáis colgar avisos, notas o papeles que no queráis perder de vista u olivar. Podéis aprovechar este espacio también, para coloca alguna foto a modo de recuerdo. Así, a la vez, estaréis personalizando vuestra zona de trabajo y haciéndola más “amable” y apetecible para vosotros.

5 | Revisa y limpia con frecuencia

Y, por último, pero no menos importante… la tarea de revisión. Para mantener nuestros documentos y papeles en orden de forma permanente es conveniente ser constante y, cada cierto tiempo (una vez al mes o cada quince días, diría yo) revisar y hacer una limpia de todo aquello que ya podemos tirar para ir dejando espacio a lo nuevo que va llegando.

¿Os parecen útiles estos consejos? ¿Añadiríais alguno más?

P.D. Ideas para organizar utilizando revisteros.
P.D2. Agendas para planificar bien el curso.

Leave a Comment

Error: Please check your entries!