¿Os gustan las bañeras exentas? ¿Deseáis tener una en vuestro cuarto de baño?… Seguro que la mayoría de vosotros respondéis que sí a cualquiera de estas preguntas. Y, sinceramente, no me extraña. A mi también me encantan y opino que los baños en los que solemos verlas instaladas son realmente fascinantes. Verdaderos oasis y espacios para la relajación y el cuidado personal. Ahora bien, ¿de verdad creéis que todo lo que tienen de bonitas lo tienen de funcionales?… La respuesta a esta pregunta varía (y mucho) según el tipo de baño y vivienda con el que se cuente. Las bañeras exentas tienen muchas ventajas, pero también algunos inconvenientes. Antes de lanzaros a por una de ellas, pensad bien sobre cómo es vuestra casa y cuáles vuestras necesidades.

Ventajas

1 | Sensación de lujo y clave decorativa. Una bañera exenta puede convertirse, sin duda, en el elemento clave de un baño. Decorativamente hablando tienen un potencial espectacular y proyectan una sensación mucho más enfatizada de lujo y relax en comparación con las bañeras empotradas o de obra. Los diferentes modelos que hay en el mercado (desde las que tienen patas y un aspecto clásico y vintage, hasta las más actuales de líneas puras y acabados contemporáneos) ofrecen la posibilidad de personalizar el look deseado para esta estancia.

2 |  Fácil instalación y menos agresiva. Las bañeras exentas se pueden colocar sobre cualquier tipo de pavimento. Desde uno de mármol o granito, hasta otro de madera. Cualquiera de los materiales permanecerá intacto, dado que este tipo de piezas no requiere de una instalación tan agresiva como la de una bañera de obra. En el proceso no se utilizan sustancias corrosivas o dañinas para el suelo.

3 | Detección rápida de posibles fugas o filtraciones. Al ser una instalación totalmente vista o, al menos, en gran parte, las posibles fugas de agua o problemas técnicos darán la cara mucho más rápido. Esto evitará daños graves acumulados o posteriores.

Inconvenientes

1 | Más pericia y cuidado en su instalación. Aunque, como decíamos antes, la instalación de las bañeras exentas no es compleja, sí es cierto que se debe realizar de una manera muy limpia y con muchísimo cuidado. Hay que tener en cuenta que los desagües quedarán a la vista, así como las tomas de las instalaciones de agua. De ahí que la mano de obra deba ser profesional y detallista para, además, evitar el deterioro de la pieza en cualquiera de sus superficies. Cualquier error, imperfección o deterioro quedará bastante expuesto.

2 | Requisitos de espacio mayores. A diferencia de las bañeras empotradas, las exentas requieren de un mayor espacio libre por sus cuatro lados. Por normal general, es conveniente es dejar unos 90cm libres a su alrededor, lo que hace necesario contar con un baño amplio y grande.

3 | Menos eficiencia. Este tipo de bañeras son, como hemos dicho, mucho más decorativas pero mucho menos funcionales. No debemos perder este punto de vista, porque estas piezas hacen más complicado el almacenamiento de productos de tocador y baño. Antes de instalarlas deberemos pensar dónde vamos a guardar este tipo de artículos y, también, como vamos a evitar que el agua se salga fuera de ella lo menos posible.

4 | Precio. Sin duda, las bañeras exentas son siempre más caras que las bañeras empotradas o de obra. Las terminaciones son completas por todas su caras y volúmenes, con lo que el coste es siempre mayor.

Ateniendo a todas sus ventajas e inconvenientes, ¿pondrías entonces una bañera exenta en vuestro baño? Me gustaría saber.

P.D. Consejos a la hora de reformar el baño.
P.D2. Ideas para baños pequeños.

4 Comments

  • 21 octubre, 2017 Responder

    Marcela

    La verdad estas bañeras siempre me han encantado, pero en verdad su funcionalidad me hace dudar, me parece que como decoración quedan espectaculares así que las pensaría para un baño de visitas o que no se use a diario. Se puede jugar mucho con la decoración y el estilo.

    • 23 octubre, 2017 Responder

      Bea Atienza

      Efectivamente Marcela. Esa es una de sus desventajas (la funcionalidad) y otra de sus ventajas (el potenciar decorativo). Instalarla en un baño de invitados, como dices, puede ser una opción estupenda. Eso sí, la estancia tiene que ser relativamente amplia, dado que estas bañeras necesitan más espacio alrededor para respirar.
      Un abrazo.

  • 30 noviembre, 2017 Responder

    Entorno Baño

    Hoy en día son muchas las opciones en cuanto diseño que nos pueden brindar las bañeras exentas, y ciertamente habrá unas no muy funcionales pero por otro lado también te puedes encontrar maravillosas sorpresas, sobre todo con las bañeras exentas modernas que resultan ser no sólo bonitas sino también muy confortables, en variedad de tamaños y diseños adaptables incluso en baños pequeños…Muy buen artículo, gracias!

    • 30 noviembre, 2017 Responder

      Bea Atienza

      Totalmente de acuerdo. Hay modelos cada vez más cómodos. Ahora bien, las características intrínsecas de estas piezas hacen que sean algo menos funcionales siempre que una ducha, por ejemplo. Aunque, al final, como en todo, depende de lo que se busque para el baño.

Leave a Comment

Click here to cancel reply

Error: Please check your entries!