¿Os levantáis descansados por la mañana? ¿Sois de los que dormís a pierna suelta? Si vuestra respuesta a estas dos preguntas es negativa, es posible que tengáis que empezar a pensar en cambiar el colchón de la cama. Parece mentira, pero muchas veces prestamos demasiada atención a cómo vestir a esta (a la cama) y, en cambio, no tanto a la calidad de su componente principal (el colchón). Y esto, os lo aseguro, también forma parte de tener un dormitorio lo más saludable y en las mejores condiciones posible. De ello dependerá también que tengamos un mejor descanso, estemos de mejor humor e incluso, según algunos estudios, ¡que alarguemos un par de años nuestra vida!

Eso sí, antes de renovar vuestro colchón pensad siempre que, aunque aquí también influye el gusto de cada uno, hay algunos factores esenciales a los que es conveniente prestar atención antes de decantarnos por uno u otro. Para ser más precisa en mis explicaciones, he preguntado a expertos en la materia -como los profesionales de Colchón Morfeo– y esto es lo que me han contado…

1 | Dimensión

Puede sonar obvio, pero nunca está de más mencionarlo. Según el tamaño y el número de personas que vayáis a dormir en el colchón, habrá que elegirlo de una medida u otra. Por supuesto, la dimensión de la habitación en la que se ubicará también influye, pero os aconsejo que -en la medida de lo posible- no os cortéis y seáis generosos con el tamaño de éste. Cuanto más espacio tengáis para estiraros sobre él, mejor dormiréis y de mayor calidad será el sueño.

2 | Firmeza

Por firmeza se entiende la estabilidad que proporciona el colchón cuando os tumbéis en él, y esto no quiere decir que el colchón sea blando o duro. Un colchón blando puede ser muy firme y no siempre los más duros o rígidos resultan los mejores. Si, por ejemplo, sois de los que se mueven mucho durmiendo, es conveniente que tengáis este factor aún más en cuenta, porque de él depende que el colchón os ofrezca una buena adaptabilidad al cuerpo mientras dormís. Uno poco firme, se hundirá demasiado y la curvatura de vuestro cuerpo irá detrás. Uno firme en exceso,  no se adaptará a vuestra espalda y os levantaréis con molestias y dolores corporales. Ninguna de las dos cosas es aconsejable.

Resumiendo: que un buen colchón debe repartir el peso del cuerpo de forma adecuada. Tiene que ser lo suficientemente firme para sostenerlo bien, pero tampoco tanto como para que llegue a resultaros incómodo. Lo ideal es buscar siempre el equilibrio.

3 | Composición

La composición de un colchón a otro puede variar muchísimo. Un de gama media suele estar compuesto, únicamente, de espuma, látex o visco. Un colchón de gama alta y mejor calidad incluye, además, una capa de muelles o micromuelles que facilitan la adaptabilidad del mismo a cada cuerpo. Esto marcará la diferencia sensorial de estar durmiendo sobre un bloque de material o sobre una textura gustosa y ergonómica. Dicho esto, los colchones de mejor calidad dispondrán entonces de las siguientes capas:

  • Unos centímetros de viscoelástica diseñada para aliviar la presión que el colchón puede ejercer sobre el cuerpo, permitiendo así una mejor circulación sanguínea y confort.
  • Micromuelles. Combinación de micro-muelles ensacados que permite, por ejemplo, la independencia de lechos. Estos muelles de un tamaño aproximado entre 4 y 5 cm aportan una sensación de adaptabilidad y comodidad frente a los colchones realizados con un único material.
  • Efecto regulador. Una capa hecha con materiales de última generación que aportan al colchón un efecto termoregulador, disipando el calor mucho más rápido que la simple viscoelástica.
  • Capa ergonómica. Diseñado para conservar la postura correcta de la espalda y favorecer la higiene postural.

4 | Higiene

Y, por último, otro factor importante: la higiene. En el merado hay modelos tan avanzados de colchones que llevan hasta una capa exterior compuesta de materiales que protegen, por ejemplo, de los ácaros y las bacterias y que, además, eliminan los olores o disponen de controles específicos de humedad. No nos olvidemos de que mantener el colchón limpio también es fundamental para un mejor descanso.

Y a vosotros, ¿cómo os gustan los colchones? ¿Conocíais estos factores clave en los que fijaron cuando veis a comprar uno?

Leave a Comment

Error: Please check your entries!