Sabéis (al menos quienes frecuentan habitualmente este blog y los que no, pues ya os lo comento ahora) que -de vez en cuando- cierro las semanas laborales por aquí con una única imagen inspiradora. La que capta mi atención en exclusiva ese día y que me parece lo suficientemente interesante como para darle todo el protagonismo en un post. En esta ocasión me ha sucedido con esta estupenda fotografía. Como veis, en absoluto es nada compleja pero para mi es tremendamente hermosa. Su tonalidad, su luz, las variadas texturas que se aprecian en un escenario sin casi elementos, la paz que transmite… ¡Todo ello me evoca y me acerca el verano! Y como cada vez queda menos para que llegue, pues aquí va este pequeño anticipo de sensaciones en forma de foto. ¡Feliz fin de semana!

2 Comments

  • 9 mayo, 2014 Responder

    La Bici Azul

    Esta imagen me ha recordado por completo a la de las sillas de enea en las calles de mi pueblo en verano, con los muros encalados en blanco. Como me gusta tomar el fresco en la calle los meses de verano!!

  • 9 mayo, 2014 Responder

    Mapi

    Como dice Chejo, a mi me recuerdo mucho también a mi pueblo!! Que añoranza… Es costumbre en verano “salir a tomar la fresca” Se reúnen los vecinos de las casas en pequeños grupos y cada uno se saca su silla, sobre la acera y apoyada en esos muros de cal blanca, comienzan a hablar sobre los temas de actualidad del pueblo, llámense “Marujeos varios” jejeje. Preciosa imagen Bea!! Un besito!

Leave a Comment

Error: Please check your entries!