¿Os habéis fijado en esta tendencia? La de decorar con mucho ojo, digo. 😉 Y lo digo, también, de forma literal porque este tipo de espejito se lleva ¡y mucho! Seguro que los habéis visto colgando de las paredes de cualquier habitación de más de una casa, en revistas, redes sociales… Funcionan muy bien, por ejemplo, en dormitorios, salones y zonas de paso o entradas. De hecho, los espejos ojo son un elemento decó que pueden lucir en solitario (tiene carácter y presencia suficiente para ello) o formar parte de una composición general, con otros tipos de espejos, cuadros o fotos.

Además, los podemos encontrar en diferentes tamaños, claro, pero también hechos en diferentes materiales. Los más habituales son los de ratán o mimbre. Pero también los veréis en metal y con acabados y lacados diversos. Dependiendo del estilo que queramos potenciar en la estancia, elegiremos entre un modelo u otro. Los de fibras naturales serán los perfectos para estilos decorativos más boho y rústicos, mientras que los metalizados darán un toque más contemporáneo al ambiente. Si queréis añadir un toque chic y glam, ¡id a por los dorados!

¡Y por cierto! Que sepáis que, además, hay quien cree que este tipo de espejo con esta forma de ojo hace las veces de talismán y ahuyenta los malos augurios. Creáis o no, si además os gusta decorativamente hablando, ¡pues mejor que mejor! Y vosotros, ¿os habíais fijado en este tipo de espejos? ¿Qué os parecen?

2 Comments

  • 10 diciembre, 2018 Responder

    mybohosweet

    hola
    a mi la verdad que me encantan!!

    • 11 diciembre, 2018 Responder

      Bea Atienza

      Son muy molones, sí. E impactantes cuando los ves. 🙂

Leave a Comment

Click here to cancel reply

Error: Please check your entries!