Es verdad que el término loft se usa con demasiada frecuencia para describir espacios o viviendas diáfanas y abiertas en su mayoría. Pero un loft es mucho más que eso. Implica un cierta altura de techos, una estructura de aspecto mucho más inacabado e industrial con instalaciones vistas e, incluso, un mínimo de metros cuadrados. Vamos, lo que viene siendo la esencia de una antigua fábrica, astillero o nave industrial. Esta vivienda que hoy comparto con vosotros, ubicada en Textas, se ciñe en todo a estas características, excepto a la de dimensión en metros cuadrados. Es más bien pequeña, es verdad, pero -aún así- (y a riesgo de equivocarme frente a los más puristas) me atrevo a englobarla en esta categoría. Un loft que, aunque conserva ese toquecillo industrial indudable, se ha suavizado con piezas y elementos decorativos que van más allá y que, bajo mi punto de vista, es lo que lo hacen tan atractivo y bonito a la vista. Muebles y elementos algunos vintage, otros contemporáneos… y todos, en su conjunto, creando una atmósfera bastante ecléctica. Particularmente me encanta la ropa de cama elegida y la vitrina de madera antigua en la que se han guardado los vinilos. La pared de hormigón visto y la pintada en gris que acoge a la zona de estudio, también.

Y vosotros, ¿qué es lo que más os gusta de este pequeño pero auténtico loft? (Via)

P.D. House tour por otro loft destinado a oficina.

2 Comments

  • 5 febrero, 2018 Responder

    enmanuel

    Sencillamente espectacular!!. un saludo.

    • 5 febrero, 2018 Responder

      Bea Atienza

      Si, verdad?! Feliz tarde!

Leave a Comment

Error: Please check your entries!