Querida tumbona,

Te escribo y dedico el post de hoy por ser cómo eres. Por estar siempre ahí, año tras año, cuando volvemos a vernos en vacaciones. Por ser la más fiel amiga aunque a lo largo del invierno hayamos perdido el contacto (sin rechistar, con paciencia y sin dar ningún problema aguantas largas temporadas en la sombra); por ser resistente, fuerte, elegante y sofisticada, a la vez que sencilla y nada pretenciosa. Por adaptarte siempre a las necesidades y al entorno en el que esté en cada momento, y por sacarnos a todos del apuro procurando que nunca, nunca, quedemos por los suelos…

Captura de pantalla 2014-06-30 a la(s) 21.20.46

En la playa 4

tumbonas 2

Captura de pantalla 2014-06-30 a la(s) 21.20.34

En la playa 13

Captura de pantalla 2014-06-30 a la(s) 21.38.19

Por todo ello, yo hoy, amiga tumbona, te quiero dar las gracias. Porque estoy convencida de que los veranos no serían los mismos sin tu presencia y porque cada año consigues convencerme, nada más verte, de que el tiempo que está por llegar es el mejor de todos.

No me extiendo más, querida tumbona, y me despido sabiendo que -estos meses que ya han comenzado- no van a ser la excepción.

Un cariñoso abrazo,
tu amiga de verano, Bea.

1 Comments

  • 11 julio, 2014 Responder

    May Garbatella

    Me encanta Bea, qué original!!!

Leave a Comment

Click here to cancel reply

Error: Please check your entries!