Lejos de ocultarlos o disimularlos (con una balda, por ejemplo) también tenemos la opción de hacer exactamente lo contrario: potenciarlos e integralos dentro del proyecto decorativo general de una casa o espacio. Me refiero a los radiadores. Esos elementos que, a no ser que tengamos calefacción radiante, sí o sí encontramos por cada estancia. Más de uno y más de dos nos preguntáis en nuestra asesoría online en decoración e interiorismo cómo abordarlos. Pues bien esta es otra posibilidad y, además, ¡de las que cada vez me parecen más interesantes! ¿Os atreveríais a elegir un modelo en negro para vuestra vivienda o a resaltar o restaurar algunos antiguos que ya tengáis pintándolos en este color? ¡El efecto puede ser así de chulo!

Yo definitivamente sí. Me atrevería con ellos. Me parecen la mar de interesantes e inspiradores. Y aún más si los tuviese antiguos. Contadme vosotros. ¡Feliz finde!

2 Comments

  • 12 febrero, 2018 Responder

    Alde

    Muy interesante, nunca los habia visto como algo decorativo.

    • 13 febrero, 2018 Responder

      Bea Atienza

      Pues lo son, ¿no te parece? Es una forma de, en lugar de esconderlos, darles protagonismo y potencia. 🙂

Leave a Comment

Error: Please check your entries!